Diálogo Interreligioso

2012 - Acrilico sobre lienzo 36"x24"

La ausencia de rostros puede ser el primer paso que salta a la vista al contemplar esta pintura. Esa ausencia es, sin duda, el paso más intencional del artista, que quiere privilegiar la alquimia implícita en las manos, que convierten un ideal en gesta concreta. Al igual que Albrecht Dürer – el gran pintor y grabador alemán – que pudo expresar lo sublime de un momento sagrado con un extraordinario grabado de unas manos en actitud de oración, Ángel Cora comunica lo sagrado del diálogo integrador mostrando manos que casi hablan.

 

Las manos que se acercan en la mesa, mostrando rasgos y gestos que delatan diversas culturas, tienen la fuerza metafórica de aquello que lo mismo convoca a la cercanía, sella tratos, acaricia o demarca las distancias.

 

La mesa como, espacio que posibilita el encuentro, tiene un fuerte elemento metafórico. La circularidad relacional que sugiere su forma está ligada a un profundo ritual de comunión que no se agota en la tradición cristiana. La mesa como locus sacramental está presente en otras culturas acostumbradas a banquetes sagrados y ofrendas a los dioses. De ahí que en esta obra de arte eso adquiere un carácter inclusivo porque se trata de un encuentro dialógico de diversas espiritualidades y los símbolos que recogen su imaginario teológico.

© 2020 por Angel L. Cora